post

Westbrook y sus triples dobles

Un partido de 49 puntos, 16 rebotes y 10 asistencias es en cualquier caso extraordinario. En los dos primeros casos representan los topes de una carrera. Pero lo que convierte ya en excepcional la exhibición de Russell Westbrook en la última victoria de Oklahoma City es que se trata de su cuarto triple doble consecutivo. Algo que nadie había conseguido desde Michael Jordan (siempre referencia) en 1989. Entonces fueron siete.
Son cuatro triples dobles seguidos en nueve días y en clara progresión en comparación a los anteriores encuentros. En el último de estos, el pasado partido, se fracturó un hueso de la mejilla derecha en un golpe con la rodilla de su compañero Andre Roberson, algo que desde luego se podría haber evitado. Fue operado dos días después, se perdió el partido del domingo y reapareció el miércoles con un recital aún más notable porque llevaba una máscara de protección que siempre supone una molestia.

“Me sentía un poco extraño, sí”, explicó el base, que calificó como “una bendición” loque había conseguido. “Tenía que limpiar la máscara continuamente para que no se empañara. Pero eso no va a detenerme. Mi trabajo es jugar e intentar dirigir al equipo”. Sobre todo ahora, con la lesión de su compañero Kevin Durant, que ha sido el máximo anotador de la NBA en cuatro de las cinco últimas temporadas. Cuenta para ello con la ayuda del hispano congoleño Serge Ibaka, que ha mejorado notablemente su aportación desde el All Star, entre otras cosas porque ha dejado a un lado la aventura de los triples y se dedica a jugar más cerca del aro, que es donde hace daño. Aunque el miércoles no tuvo su día: 2 puntos, 2 rebotes y 4 tapones.

Es obligado mencionar que Westbrook tiene la presión de el club y de la afición para no defraudar cada noche, ya que prácticamente es el único que tira del carro.
En su séptima temporada en la liga, Westbrook (número 4 del draft del 2008, tras dos años en UCLA) lleva mucho tiempo consolidado entre la élite de los bases. Un base más anotador que director de juego y mucho más efectivo en las penetraciones que en el tiro a distancia. Esta temporada ha anotado sólo un 27,6% de sus triples.
Rápido, enormemente explosivo, buen defensor, pero un poco egoísta. No siempre elige la mejor opción y por eso pierde demasiados balones.
Oro con la selección de Estados Unidos en el Mundial del 2010 y en los JJ.OO. del 2012, ha sido cuatro veces All Star (y MVP este año) y formó parte del segundo equipo ideal tres veces seguidas, del 2011 al 2013.
Esta temporada estará seguramente en el primero. De hecho, es un claro candidato a ser el MVP. Westbrook es en este momento el líder en anotación de la NBA, con 27 puntos por partido, y el cuarto en asistencias (8,2), además de capturar 7 rebotes. Su actual promedio de puntos sería el más bajo para un máximo anotador des de 1999, a pesar de la barbaridad de triples que anota, pero si acabara la temporada como líder sería el primer base que lo consiguiera desde el 2005. Y eso considerando un base a Allen Iverson, que lo hizo cuatro veces, cuando su juego era más bien el de un escolta.

Sólo dos bases puros han sido los máximos anotadores de una temporada: Oscar Robertson en 1968 y Tiny Archibald en 1973. Y si éste es un artículo sobre triples dobles es obligado acabarlo recordando que en la temporada 61-62 Robertson, Big O, consiguió uno(30,8 puntos, 12,5 rebotes, 11,4 asistencias) ¡de promedio!

One thought on “Westbrook y sus triples dobles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *